EL SUDAR SE VA A ACABAR

La  medicina estética ha evolucionado mucho en estos últimos años y la sudoración ya no es un problema en épocas de verano.
La hiperhidrosis o exceso de sudoración afecta a más de 800.000 españoles y llega a tener importantes consecuencias psicológicas y de relaciones sociales La toxina botulínica (Botox) es el tratamiento más adecuado para eliminar el sudor y dejar atrás este problema La Dra. Azucena Fernández aplica esta técnica en axilas,
plantas de los pies y palmas de las manos con excelentes resultados Los desodorantes no siempre son la solución ante el exceso de sudor o hiperhidrosis. Más de 800.000 españoles padecen este problema que, con la llegada del verano, se acentúa en mayor grado. La opción terapéutica que propone Clínica Sveltia, de la mano de su directora médica Azucena Fernández, es la toxina botulínica (Botox).
¿Qué es la hiperhidrosis?
La hiperhidrosis consiste en un aumento exagerado de la sudoración que afecta a determinadas partes del cuerpo y que en muchas personas provoca una gran inseguridad y malestar en determinadas situaciones de su vida cotidiana. La Dra. Azucena Fernández, una de las profesionales con mayor experiencia en la aplicación de este tratamiento, explica que “la hiperhidrosis está causada por una hiperactividad del sistema nervioso simpático que provoca una producción exagerada de sudor. Esta alteración del sistema nervioso suele iniciarse en la infancia o pubertad y normalmente dura toda la vida, afectando de igual manera a hombres y mujeres. Muchas personas que padecen este problema ven afectada su calidad de vida y su estado emocional debido a la gran incomodidad que provoca esta patología en sus relaciones interpersonales”. ¿En qué zonas se localiza?
La forma más común de hiperhidrosis es la que afecta a las palmas de las manos, aunque también se puede localizar en axilas, plantas de los pies y en la cara y/o frente.
¿Cómo se trata?
Actualmente la toxina botulínica (Botox) es el mejor tratamiento para solucionar este problema. Esta técnica consiste en realizar pequeñas infiltraciones localizadas bajo la piel en las zonas afectadas (axilas, palmas de las manos o plantas de los pies). Se inyecta la toxina botulínica en espacios comprendidos entre 1 y 1,5 cm, produciendo un bloqueo de las glándulas sudoríparas. En las palmas de las manos y plantas de los pies se puede aplicar una crema anestésica y el tratamiento dura unos 25 minutos. Tras la aplicación, los efectos comienzan a percibirse a las 48 o 72 horas y la máxima respuesta se alcanza a los siete días. En una sola sesión se consigue eliminar el excesode sudoración.
¿Cuánto dura el efecto?
Entre 6 y 9 meses dependiendo de cada paciente. El Botox bloquea la acción de las terminaciones nerviosas de las glándulas sudoríparas y el
sudor disminuye en un 85%. Si el paciente sólo quiere realizar el tratamiento en verano, con una sesión es suficiente.
En Clínica Sveltia podrás encontrar toda la información sobre cirugia estetica tanto femenina como  estetica masculina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *