Las chilenas son las más beneficiadas con días de pre y post natal

En la actualidad, las mujeres han ido ganando terreno en el mercado laboral, una tarea nada fácil y que las obliga a dividir su tiempo entre la casa, la oficina y los niños. Sin embargo, no todo son obligaciones, también cuentan con una serie de beneficios y permisos legales a la hora de optar por la maternidad.

Según un estudio realizado por Trabajando.com en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, México y Perú, los beneficios a los que pueden acceder las mujeres cuando están embarazadas y después de tener un hijo, van desde la tradicional licencia de maternidad, tanto para la madre como el padre, hasta la recepción de bienes para el bebé.

A la hora de comparar la licencia por maternidad, es decir, los días libres y con derecho a salario con que cuenta la madre antes y después del parto, son las colombianas y mexicanas las menos beneficiadas con 84 días, seguidas por las argentinas y peruanas con 90. Las más favorecidas son las chilenas con 126, las brasileras con 120 y las españolas con 112.

En la mayoría de los casos el costo de estos días de licencia lo asume el Estado y sus Institutos de Seguridad Social, sólo en el caso de Brasil es el empleador quien debe pagar los días de permiso, cambio que rige a partir del año 2003 en dicho país, ya que antes era responsabilidad del gobierno.

“Tener un hijo es un cambio que sin duda requiere de un período de adaptación para los padres y un compromiso por parte de la empresa. Por ello, es fundamental que la trabajadora cuente con un tiempo prudente para recuperarse y compartir con su hijo antes de retomar sus funciones laborales, porque de lo contrario es muy difícil rendir bien y ser capaz de separar los roles”, destaca Juan Pablo Swett, director general de Trabajando.com

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aborda desde hace mucho tiempo la problemática de las trabajadoras con el objetivo de proteger sus derechos antes, durante y después del nacimiento de su hijo. Prueba de ello, es que en todos los países estudiados la madre del lactante cuenta con 1 hora para alimentar al pequeño, la que en algunos casos se divide en 2 descansos de media hora en el transcurso de la jornada laboral. La diferencia radica en el tiempo que dura el beneficio.

Nuevamente, las más favorecidas son las chilenas cuyo permiso se extiende hasta 2 años de la fecha de nacimiento, seguidas por las argentinas y peruanas con 1 año, las españolas con 9 meses y las colombianas y mexicanas con sólo 6 meses.

Otro de los beneficios con que cuenta la madre trabajadora es el fuero maternal, es decir, la imposibilidad de ser despedida o quedarse sin trabajo por un determinado período de tiempo. Otra vez son las chilenas las más beneficiadas, ya que pueden disfrutar de un año de fuero después de la fecha de parto, seguidas por las argentinas con siete meses y medio, las brasileras con 6 meses y las colombianas, españolas y peruanas con 3 meses. Sin embargo las mexicanas son las únicas que no cuentan con este respaldo, pues luego de haber regresado de su período de descanso post natal pueden ser despedidas como cualquier otro empleado.

Los padres tampoco están ajenos a los beneficios y ya son cada vez más los países que cuentan con el post natal masculino, la delantera la lleva España cuya ley les otorga 13 días ininterrumpidos, en tanto, en Colombia se dan 8 días, en Chile 5, en Perú 4 y Argentina sólo 2. Finalmente en México no existe este beneficio.

“Las empresas han entendido que el cuidado del bebé debe ser una tarea compartida entre el padre y la madre, de ahí la razón del porqué el postnatal masculino se hace cada vez más común en las organizaciones. Es importante también, que las empresas comprendan que esto no significa un gran costo para ellas en la medida que se organice todo con tiempo. Si se hace de esa manera, este beneficio puede llegar a ser muy positivo para la empresa, ya que se cuenta con trabajadores mucho más comprometidos. Hay que recordar que el capital humano, es el activo más importante al interior de una organización”, dice Swett.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *